martes, 13 de agosto de 2013

La niña que caminaba entre aromas



"Cuando Ana nació, todo estaba a oscuras. Podía sentir el calor de su mamá al sostenerla en sus brazos, el perfume de la camisa recién lavada de su papá y, muy a lo lejos, el trinar de los pájaros que despertaban con pereza a la primavera. Pero por lo demás, todo estaba a oscuras"



   Ya desde pequeña, Ana supo que era diferente. No percibía los colores, ni las formas de su entorno y todo le producía confusión. Con el paso del tiempo, y aunque Ana no podía ver, aprendió deprisa agudizando el resto de sus sentidos. Aprendió a guiarse por su casa a través de los olores. Tanto, que podía esquivar los muebles antiguos por el olor a cera que desprendían; o evitar pisarle la cola a su gato Paris, por su olor a canela. Llegaba hasta la cocina por el rastro que dejaban las galletas de su abuela y de pronto un día, Ana se dio cuenta, que a pesar de su diferencia, podía hacer cosas muy especiales. 

Así, guiada por su gran don, se convierte en una excelente cocinera, que con sus mezclas de canela y azafrán, consigue trasladar a todo el que prueba sus guisos a un momento feliz de su vida. Este don quiere ser disfrutado por todo el mundo. Ana procura la alegría a los que la rodean y borra la tristeza del alma ajena...Pero una nueva confusión entra en su vida, y se llama Julián, que a pesar de sus esfuerzos, no logra con sus guisos procurarle esa felicidad. Los consejos de abuela harán que poco a poco Ana, no solo pueda ver en los corazones ajenos, si no en el propio. 
   La niña que caminaba entre aromas, es una historia tierna y deliciosa, que nos traslada el mensaje que acompaña permanentemente en este espacio. Y es que todos tenemos capacidades diferentes que nos hacen únicos, y podemos convertir nuestras diferencias en fortalezas. Su autor es Ariel Andrés Almada, un argentino afincado en nuestro país, -"amante del chocolate, el té blanco y los viajes"- que ha sabido trasladarnos este mensaje de manera tan bella y positiva. El texto cobra fuerza por las ilustraciones de Sonja Wimmer, que transmiten la magia que rodea este este álbum con solo abrirlo. Sus colores son suaves, mullidos, acogedores, pero como he podido comprobar, el trabajo de Sonja en general, desprende esa magia que las palabras necesitan para cobrar vida. Ya está incluida en nuestra lista de  ilustradoras favoritas. La historia de Ana está editada en Cuento de Luz, que como sabéis, es una de las editoriales que han pasado por aquí por apostar fuerte en las historias diferentes, en intentar, a través de unas páginas, contarnos que las diferencias de los demás pueden convertirse en virtudes y mejorar así las vidas de los que las miramos correctamente. 
 Booktrailer de la Editorial

Para leer unas páginas...

Para saber más:

2 comentarios:

  1. Estupendo blog para los que amamos los libros, la lij, la diversidad y la niñez, ¡enhorabuena, Julia1
    Te seguimos con placer desde "Blogmaníacos".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias! Sigo también vuestra fantástica labor en el aula y los contenidos que soléis compartir. Es un lujo contar con docentes como vosotros, dispuestos a compartir y a seguir aprendiendo. Este pequeño espacio está abierto para lo que necesitéis. Abrazos

      Eliminar