domingo, 11 de noviembre de 2012

Las Normas de la Casa

Portada del libro donde se ve la fachada de una casa rodeada de una valla de madera y árboles al fondo
   No había tenido la oportunidad de conocer la obra de Jodi Picoult y resulta que es una escritora estadounidense muy seguida y leída por el gran público. Las Normas de la Casa (House Rules) de Editorial Temas de Hoy,  nos ofrece una trama apasionante, con un argumento judicial, que gira en torno a Jacob Hunt, un adolescente de 18 años que posee un coeficiente intelectual altísimo y otras capacidades que rayan con las de un genio, como su gran memoria fotográfica o sus conocimientos cinematográficos. Por otro lado, Jacob tiene una gran incapacidad para detectar las diferentes normas sociales o identificar las emociones en los demás. Tiene Síndrome de Asperger, y como muchos otros chicos Asperger, fija de manera obsesiva su atención en un tema, y en el caso de Jacob siente verdadera pasión por la investigación criminal.  La novela es una composición narrativa muy original escrita a cinco voces, que nos ayudarán a comprender los pensamientos de los personajes,  de entre los que destacan dos centrales y magistralmente construidos: Jacob y su madre Emma.
   La historia está claramente dividida en dos partes. En la primera de ellas, se nos presenta la vida familiar e íntima de Jacob que vive con su madre, Emma, y su hermano Theo, tres años menor que él. Emma es una mujer luchadora que ha visto cómo Jacob ha sufrido la incomprensión y el rechazo de la sociedad a causa de su forma de ser diferente. Por eso, ha adaptado y construido su mundo exclusivamente alrededor de las necesidades de Jacob, sacrificando su propia vida y obviando casi por completo a su otro hijo Theo, que lucha entre el amor y el odio hacia su hermano al verse desplazado de la vida familiar. Jacob, por su forma de ser especial, necesita llevar día a día una rutina milimétrica para no aislarse de su entorno y Emma, gracias a las "normas de la casa" que ha establecido, hace que Jacob se sienta seguro y tranquilo. Por su gran obsesión, la investigación criminal y forense, recibe por su cumpleaños un escáner de frecuencias de la policía, a través de la cual está plenamente informado de todos los sucesos que llegan a la policía, lo que le permite presentarse en la escena del crimen e incluso dar su opinión a cerca de los mismos a la propia policía. Pero un día, un suceso convulsiona a la sociedad del pueblo de Jacob, su tutora Jes ha aparecido asesinada de manera violenta y la policía que tiene a Jacob  entre los sospechosos acude a interrogarlo y serán sus rasgos típicos de Asperger (no mirar a los ojos, eludir las respuestas, tics nerviosos, falta de emotividad) los que directamente le hagan parecer culpable, siendo acusado de asesinato. 
   La segunda parte del libro nos describe el proceso judicial con momentos muy intensos por un lado, y divertidos por otro a causa de las situaciones vividas por Jacob y la confusión que genera su Asperger, rozando en algunos momentos lo surrealista. En él asistiremos al derrumbamiento de una madre, Emma, que durante el desarrollo de este juicio, ve cómo todo lo construido durante tantos años por ella, se viene abajo y a cómo una persona se ve desprotegida ante una justicia hecha para personas sin Asperger, ya que con este síndrome, la indefensión, el desconocimiento  y la incomprensión por parte de la justicia es completa. La autora sabe llevarnos perfectamente hacia el entendimiento de los personajes y sus sentimientos, ya que traza con maestría buenos perfiles psicológicos. Es interesante descubrir la personalidad de Theo y los sentimientos ambivalentes a los que tiene que enfrentarse. La autora permite que te formes tu propia opinión y tengas serias dudas sobre el caso, mantiene en todo momento la intriga, sorprendiéndote con giros inesperados. Las Normas de la Casa no es solo una novela negra, es un verdadero thriller de sentimientos que hace que llegues al final de la historia casi sin aliento y con el corazón encogido. 
Ahora la pregunta obligada es 
¿Será Jacob culpable? 

   Esta autora la he conocido gracias a un lector del blog , Los psiquiatras Sastre y Rojo, que desde Panamá me hicieron llegar esta fantástica recomendación. Desde aquí envío mi agradecimiento, que seguramente ya está surcando el mar. Gracias

3 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por esta y otras aportaciones Julia. Sin duda además de realizar una fantástica labor de concienciacion sobre diversiodad funcional,haces que todos tengamos ganas permanentemente de leer. Recibe un saludo desde Alicante. Comparto. Jaime Serrano Guzmán

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora a leer "La velocidad de la oscuridad" de Elizabeth Moon, donde podemos ver el mundo desde la mente de un autista adulto.Muy recomendable y Premio Nebula 2004

    ResponderEliminar
  3. Pues ahora a leer "La velocidad de la oscuridad" de Elizabeth Moon, donde podemos ver el mundo desde la mente de un autista adulto.Muy recomendable y Premio Nebula 2004

    ResponderEliminar