Alzheimer

   El pasado viernes asistí a la presentación del nuevo libro de Daniel Casado en Cáceres. El encuentro tuvo lugar en el Parrápolis Café, donde en un ambiente íntimo y recogido, Casado realizó una intensa y emotiva lectura, sobre una proyección de su libro de poemas.
   Daniel Casado (Trujillo, 1975) es poeta, músico y gestor cultural. Su trayectoria poética arranca en 2003 con El largo andar tan breve (Vitruvio), al que siguen El viento y las brasas (Pre-textos, 2004), El proyector de sombras (Editora Regional de Extremadura , 2005) y Oscuro pez del fondo (Rialp, 2010). En 2010 fue elegido La voz + joven por la Obra Social de Caja Madrid. Su obra aparece recogida en antologías como Compañeros de viaje (Biblioteca de Extremadura), Cuatro poetas en un tobogán (Littera Libros), Literatura en Extremadura (Editora Regional), Antología 30 (Pre-textos) o Panorama poético de Extremadura (Fundación Delgado Valhondo). 
   Ahora la editorial emeritense De la Luna Libros publica El creador del espejo donde dialogan el poeta portugués Fernando Pessoa y el mago inglés Aleister Crowley. Ambos entendieron la Identidad de un modo bien distinto, y cada uno fue, a su manera, cultivador de ese gran enigma que representa el espejo: cómo somos y cómo nos perciben los demás; quienes somos realmente y qué representa el Mundo que hemos creado a nuestra imagen y semejanza. De esta antigua inquietud, que abarca desde los Speculum medievales hasta la Red de redes -ese espejo inabarcable-, surgen las imágenes que estos poemas proyectan en múltiples direcciones. La eterna partida de ajedrez entre Crowley y Pessoa no hecho más que empezar... 
   De la totalidad de esta hermosa obra, reproduzco a continuación y con permiso del autor,  un poema del tercer apartado  Speculum Doctrinale (El Mundo) titulado "Alzheimer". El resto de poemas lo guardaré a buen recaudo para cuando lo necesite...
Alzheimer
"Si pierdo la memoria, qué pureza"
Pere Gimferrer
No se detiene la luz en el jardín. 
Compasiva avanza sin sobresaltos
en medio de las sillas de ruedas,
los tapetes para el mus, los goteros
y el ronroneo de la tele encendida.
Todo lo alivia su arcada radiante.

Un viejo desbarata por sorpresa
la temblorosa catedral de naipes
que el otro levantó cual fortaleza.
A su lado, las dos abuelas juegan
con sus muñecas de trapo a ser madres.

Pretérita orfandad que sobrevienes
al arrullo de una nana, mientras
al fondo, dando palmas, reconquista
don Rodrigo las sagradas arenas
de Castilla sobre un mapa invisible

azulada tempestad, fiel Alzheimer,
es así como alcanzas tu cumbre:
con sigilo y con descanso nos duermes.
Bien abiertos los ojos, nos ofreces
la estación sin nombres ni tempestades
mientras nos niegas la ruina presente
no saber ya quiénes somos ni dónde
termina el sueño, a qué brazos la muerte
nos entrega tan joviales y vacíos,

cómo consiente el mal en ofrecernos
-rescoldo fugaz-la flor del olvido

morir al recobrar nuestra inocencia.

2 comentarios:

  1. Qué buena aportación!! Dónde puedo conocer algo más sobre este escritor? ¿Podrías publicar algún otro poema? Gracias. Sara Alonso

    ResponderEliminar
  2. Querida Sara, podrás encontrar toda la obra de Daniel Casado en su Blog "Derivas" http://danielcasadoderivas.blogspot.com.es/2012/11/rara-avis.html?spref=fb. Me alegra que te haya gustado, para mi ha sido una alegría leerle y conocerle. Un saludo y felices lecturas

    ResponderEliminar