miércoles, 31 de octubre de 2012

Nacido en un día azul...

Daniel Paul Tammet (Gran Bretaña, 1979) alcanzó una gran popularidad gracias a su habilidad para realizar cálculos mentalmente, aprender idiomas o recordar un gran número de dígitos de PI. 
Tammet con 33 años actualmente, ha fundado una empresa de enseñanza de idiomas a través de internet, vive con su pareja y lleva una vida normal. Todo un logro, considerando que tiene un trastorno del espectro autista denominado síndrome de Asperger, lo que hace que ciertas tareas sencillas como tomar el autobús, entrar en un edificio público o encontrar una determinada calle de su ciudad, le resulten extremadamente complicadas. 
En Nacido en un día azul, (Editorial Sirio)Daniel nos relata los acontecimientos más importantes de su vida, desde su aislada y frustrante infancia hasta su cercano y fructífero presente en un lenguaje sorprendentemente directo y sencillo. 
 Pero...¿Quién es Daniel Tammet? 
"Nací el 31 de Enero de 1979, un miércoles. Se que era miércoles porque para mi esa fecha es azul, y los miércoles siempre son azules, como el número nueve o el sonido de voces discutiendo. Me gusta la fecha de mi nacimiento porque visualizo la mayoría de sus números con formas suaves y redondeadas, similares a lso cantos rodados de una playa"
 Daniel es lo que se llama un genio autista (savant) y su vida está repleta de logros y superaciones personales. De su historia destaca el esfuerzo continuado para integrarse y superar las barreras de un diagnóstico que le condenaba a depender de los demás. Al carecer de empatía (algo generalizado en Asperger y autismo) le cuesta entender las reacciones de la gente con la que interactúa, lo que provoca que se sienta incomprendido y tienda hacia el aislamiento.  Gracias a un gran tesón para cambiar y adaptarse, sus mayores logros están dentro del ámbito de las relaciones personales. Poder llevar una vida normal, con su pareja y su negocio,  tal y como él nos ha demostrado, es su gran proeza. 

Documental. Cerebros Superdotados. El Poder de la mente. Odisea Canal
 En su relato nos cuenta cómo es su relación especial con los números. Él percibe cada número con personalidad, color y textura propios: nos habla de números simpáticos, angulosos, oscuros o tranquilos, como si estuviera hablando de familiares o amigos. En estos momentos, tiene el récord europeo de recitar los decimales del número pi, obtenido tras enumerar durante más de cinco horas, sus 22.514 primeros dígitos.   
           Con las letras y las palabras, le ocurre algo similar. Siente la vibración, el color y el tamaño de cada letra o palabra, algo que de niño le causó problemas en el colegio porque para él, cada letra es de un tamaño y color diferente, y así lo mostraba en su caligrafía que en absoluto se correspondía con la que enseñaba el maestro.
          Con las palabras, Daniel siente de forma intuitiva lo que significan. Nos dice que el sonido de la palabra verde,  es de color verde, o que el de la palabra escalera es azul y brillante, aunque también advierte que en ciertos casos los nombres no corresponden con lo que representan, como en la palabra ganso que la ve de color verde y no encaja con el color de esta ave.  Está forma de experimentar las letras y las palabras le ha servido para aprender idiomas rápidamente.  En la actualidad habla diez idiomas. El islandés –el último que ha aprendido- lo hizo en el tiempo récord de una semana (podéis ver la entrevista en el documental sobre este pasaje). 
         Esta experiencia de sentir los números y las letras de forma altamente emocional y verlos en colores, con textura y movimiento, es conocida como sinestesia. Se cree que la razón neurológica de la sinestesia tiene que ver con un exceso de comunicación entre diferentes regiones cerebrales y especialmente entre ambos hemisferios. Esta es la base de la lógica aplicada a todo lo que perciben intuitivamente. En el caso de Kim Peek –la persona en que se inspiraron para crear el personaje representado por Dustin Hoffman en la famosa película Rain Man- nació sin la membrana que separa ambos hemisferios cerebrales, por lo que la comunicación entre ambos hemisferios es mayor que la de cualquier otra persona.  
   Actualmente se sabe que el hemisferio izquierdo “piensa” de una forma lógica y lineal, mientras que en el hemisferio derecho, rige la intuición y la creatividad. Esto explicaría el uso de la intuición para realizar operaciones lógicas, como las matemáticas o el lenguaje, por parte de las personas que carecen de la membrana que separa los hemisferios cerebrales.
   Gracias a los estudios que algunos neurólogos han hecho sobre personas como Daniel, se está trabajando en un proyecto para inducir esta capacidad sinestética en cualquier tipo de individuo, de forma que podamos aplicar la intuición para aprender más rápidamente un nuevo idioma o realizar cálculos.   
   Quizás algún día estas aportaciones sobre su percepción de los números y letras, conduzca a desarrollar una forma más intuitiva, carente de esfuerzos y eficaz de solucionar problemas matemáticos o aprender idiomas. Desde este espacio, simplemente queremos desearle felicidad.
Te interesa visitar las páginas de la Federación Asperger España y Confederación Autismo España


   Para enriquecer tu estudio sobre el tema es interesante el siguiente documental sobre el fenómeno de la Sinestesia.


Programa Redes. "Flipar en Colores" de Eduardo Punset
Perciben colores al probar sabores. Oyen melodías al tocar texturas o ven auras de colores alrededor de las personas. Son sinestésicos. Muchos con gran creatividad y sorprendente memoria. David Eagleman aborda esta vez con Eduardo Punset los pormenores de la sinestesia en las múltiples percepciones de la realidad.
Rain Man.  Son numerosas ocasiones las que Daniel Tammet en su relato, hace referencia a Raymond Babbitt, personaje interpretado por Dustin Hoffman en el film Rain Man, ganadora de un Oscar en 1988. Daniel establece comparaciones con el personaje, como la necesidad casi obsesiva que ambos tienen por el orden y la rutina. O la capacidad de ambos para manejar y calcular enormes cifras sin tener que realizar un esfuerzo consciente. Ambos poseen una gran capacidad de percepción y una extraordinaria memoria. Hay muy pocas personas con estas cualidades, conocido como síndrome del sabio o savant. Precisamente,  fue a raíz de la difusión de esta película cuando el concepto se popularizó, conociéndose las actitudes del verdadero genio que era Kim Peek, el auténtico Rain Man.
Sinopsis: 
Charlie Babbitt (Tom Cruise), un joven egoísta que espera heredar la fortuna de su difunto padre, se entera de que el beneficiario es su hermano Raymond (Dustin Hoffman), un autista al que no conoce, porque ha vivido siempre recluido en un centro especial. Ambos harán un largo viaje a través de los Estados Unidos. Al principio, a Charlie, el extravagante comportamiento de su hermano lo irrita y lo desconcierta, pero, poco a poco, aprenderá a conocerlo y a quererlo. (Ficha Completa en FILMAFFINITY)
Mi agradecimiento personal a María Domínguez Roca por la recomendación de este libro, ya que la posibilidad de conocer y compartir vidas como la de Daniel nos sitúa en el camino correcto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario