Alehop

En su primera obra de ficción, José Antonio Fortuny  Pons (Mahón, 1972) nos ofrece una historia tan actual, real y descarnada que podría extrapolarse a cualquiera  de los colectivos más vulnerables  de nuestra sociedad.
    En principio, nos cuenta la historia de una pareja de ancianos que llevan una vida sencilla, apacible, en un pueblo cualquiera, donde viven protegidos por su hogar al abrigo del mundo hostil exterior. La "anciana", a causa de una enfermedad y del paso irremediable del tiempo, está en silla de ruedas y depende de los cuidados diarios de su marido. Pero un desafortunado dolor de espalda de este, le obliga  a solicitar ayuda al Ayuntamiento para el cuidado de su mujer y este se la presta unas horas al día,  resultando insuficientes.       
   Hasta aquí, ¿Te suena la historia? Mayores, dependencia, recursos sociosanitarios, administración...Pues prepárate, porque lo que en principio parece la elegante narración de cómo solucionar un problema  "minúsculo como un guisante" para los protagonistas, se convierte en una aventura estrambótica y llena de ritmo cuando aparece en escena un circo que acaba de llegar al pueblo. Los ciudadanos se dejarán hipnotizar por el espectáculo del mismo, hecho que conviene a todas luces a un alcalde y al jefe de la oposición para dejar de lado los verdaderos problemas, a pesar del coste que ello supone para la economía del pueblo, y en particular para nuestros personajes principales.
   Comienzan así una serie de hechos surrealistas en los que se verá envuelto nuestro protagonista para la búsqueda de esa ayuda. El autor,  con grandes dosis de humor negro, irónico,  nos pasea inteligentemente bajo la carpa del circo donde están representadas todas las instancias de poder como es la figura de un alcalde y un jefe de la oposición ambiciosos, pagados de sí mismos y egoístas; los medios de comunicación, a través del espectáculo circense y el aborregamiento de las masas, vendiendo las miserias humanas con absoluta  falta de escrúpulos. Pero también de todos los que,  con los problemas de los demás decidimos mirar hacia otro lado, porque creemos que no nos afecta o que nunca nos llegará. A estos personajes no les llama por su nombre, porque podríamos ser cualquiera de nosotros, desentendiéndonos de los problemas ajenos y dejándolos a merced de la pura beneficencia.
   Sorprende cómo el narrador se refiere a ellos  por sus nombres comunes, (el alcalde, el jefe de la oposición, el mánager, las gemelas de perros gemelos, los ancianos,...) con el objetivo de individualizar  y subrayar sus deplorables actitudes. En la aventura que el autor nos describe,  la risa se va transformando en agria mueca, dando paso a la reflexión y al encaje milagroso de cada una de las piezas. Es una hábil metáfora de cuidadas palabras,  donde las personas más vulnerables y frágiles de nuestra sociedad se ven en un estado de desigualdad social permanente a causa de la ambición, el egoísmo o el desinterés de los diferentes estamentos de poder de nuestro sistema. Pero también de una sociedad que no cae en la cuenta de la línea invisible que nos separa de la enfermedad o del envejecimiento, línea que más pronto o más tarde todos llegaremos a cruzar. 
   ¿Y tú? ¿Estás dentro de la carpa o José Antonio te llamará por tu nombre? 

 Lee AQUÍ el primer capítulo del libro
Book Trailer de la novela

"Alehop" (2012). Editorial Funambulista
Te interesa:
Blog de la Novela: www.alehopnovela.com
Entrevista para conocer más al autor en la web "De lectura Obligada. Literatura y mucho más"
Audio de la Entrevista en el programa "El Ojo Crítico", servicios informativos de RNE, en el minuto 29.

1 comentario: