viernes, 28 de septiembre de 2012

Hablamos con las Manos

   Hoy 29 de Septiembre es el Día Internacional de las Personas Sordas, un día de celebración por los derechos y avances conseguidos en la erradicación de las barreras comunicativas,  pero también por la reivindicación  del reconocimiento de Lengua de Signos como Derecho Humano. Desde BiblioDiversia queremos sumarnos a esta reivindicación, no podemos permitir que por el simple hecho de no procurarles los recursos adecuados un gran número de ciudadanos y ciudadanas,  se queden aislados y sin poder desarrollarse dignamente en igualdad de condiciones. La Lengua de Signos es una gran cultura y las personas con diversidad funcional auditiva tienen muchísimo que aportar a la sociedad, a cada uno de nosotros. 
   No hay mejor recurso para dar entender a los más pequeños que todos tenemos capacidades diferentes que un cuento. En "Hablamos con las manos",  Franz-Joseph Huainigg (Kärntencon, 1966) con sus palabras y su conocimiento en primera persona de vivir la diversidad funcional y Verena Ballhaus (Munich, 1951) ilustrándolas,  nos cuenta la historia de Lina, una niña igual que las demás, pero que se comunica y escucha de forma diferente, solo hay que tener interés en comunicarse con ella en su propia lengua. 
¿Cómo suena el mundo?¿Cómo suenan las estrellas, el mar o la nieve? Lisa se hace siempre esas preguntas porque desde el nacimiento es sorda. Pero mucho más que poder oír, Lisa desea tener amigos que la acepten tal como es. Por suerte aparece Tomás, que sabe la lengua de signos. Con ellos entramos en ese mundo silencioso y aprendemos a comprenderlo.

   "¡Mi madre es una auténtica maga!-pensaba Lina cuando era más pequeña. Cuando iba a la puerta de casa y la abría, afuera estaban el tío Max, la tía Nina, el abuelo, la abuela o papá. Lisa también quería hacer magia. Pero cuando abría la puerta de casa, allí afuera no había nadie. Puede que el truco funcione si deseo con muchas ganas que alguien aparezca delante de la puerta-pensó" 
   Cuando Lisa jugaba en el parque, el resto de niños la miraban de forma extraña,  ya que esta parecía no entender nada y hacía gestos raros con las manos. Afortunadamente, un día estaba Tomás en el grupo de niños, que sabía hablar la lengua de signos al tener dos padres que también eran sordos. Desde ese día todo cambió, el resto de niños se interesó `por aprender la lengua de Lisa y juntos se divirtieron y aprendieron tantas cosas que hasta entonces no pudieron imaginar.
"Hablamos con las manos". A partir de 7 años
Autores Franz-Joseph Huainnigg y Verena Ballhaus
   ¿Y tú? ¿Te animas a practicar? Pues empecemos por el Abecedario:


¡Aprendiendo Lengua de Signos!!!!



Te interesa:
Asociación de Personas Sordas de Cáceres
Portal Europeo de la Lengua de Signos: SÉMATOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario