jueves, 30 de agosto de 2012

El Cazo de Lorenzo...

Dibujo sencillo de un niño que arrastra de la mano un cazo de color rojo
El cuento con el que abro esta sección ha sido un recurso muy utilizado para explicar el valor añadido de las diferencias a los más pequeños (a partir de 6 años). 
El Cazo de Lorenzo,  de la escritora e ilustradora Isabelle Carrier (Voiron, 1964) Editorial Juventud, nos ofrece una historia sencilla, pero profunda sobre un niño llamado Lorenzo, que arrastra un cazo rojo allá donde va. A partir de este cazo, la historia en forma de metáfora, nos sitúa en los obstáculos que debe superar, en la visión del mismo por los demás, haciendo invisibles o secundarias el resto de cualidades que Lorenzo posee. A él le gusta la música, es sensible, jugar con sus amigos. Lo positivo es que siempre hay personas maravillosas que hacen aflorar las cualidades de Lorenzo,  hacen visibles sus recursos personales y le ven a él más allá de su cazo. 

                                        una señora abraza a Lorenzo y él le da las gracias

Al final, una no solo ve a Lorenzo, si no  que se siente semejante a él, ya que todos arrastramos un cazo  de un determinado color que nos hace ser diferentes, pero únicos a la vez.


   Entra en la página de la Editorial Juventud para conocer a Lorenzo.
   
   Si lo prefieres, puedes ver el vídeo del cuento:



   
Este cuento está recomendado por FEAPS (Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con discapacidad intelectual)Desde esta organización te invitan a ser una de esas personas extraordinarias que saben apreciar a todos los «Lorenzos»que arrastran un cazo por el mundo.

ISABELLE CARRIER es francesa y nació en 1964 en Voiron (Isère, en los Alpes). Estudió en la escuela superior de Arte de Estrasburgo (Arts Décoratifs) antes de dedicarse a escribir e ilustrar libros para niños. Cuando le faltan ideas para crear un álbum, se inspira en las de Jérôme Ruillier, el padre de sus dos hijas, también autor e ilustrador, y entonces hacen libros juntos.

2 comentarios:

  1. Tengo una alumna que es sorda, en verdad mucha veces me he sentido incapaz de cubrir sus necesidades, con este cuento reflexione que todos tenemos nuestro cazo a cuestas, ella no puede extrañar algo que no ha tenido, pero es necesario mi capacitación continua para poderle ayudar a que su cazo sea más ligero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aportar tu experiencia Esme. La necesidad de formarnos es un hecho innegable para todos los que nos dedicamos a la atención o la educación de personas. El deseo de hacer el cazo más ligero en otros, ya te sitúa en un compromiso verdadero para mejorar la vida de los demás. En cuanto a la impotencia sientes por no poder cubrir sus necesidades, igual es que pesa demasiado el hecho de que quienes tienen que hacerlo, simplemente no lo hacen. Pero de todo hay que extraer algo positivo. Utiliza esa impotencia como motor para seguir reivindicando Derechos. Un abrazo

      Eliminar